¡Padres autoritarios transformados para ser padres que aman!

Los padres autoritarios siempre quieren estar al control sobre los niños o las situaciones. Estos padres fijan reglas y normas muy estrictas para tratar de mantener el control. No mostrando mucho cariño. Dejan aún lado las necesidades emocionales de sus hijos.

¿De dónde surgen los padres autoritarios?

El estiló autoritario surge por qué también tuvieron unos padres que fueron autoritarios con ellos. Repiten el estilo que utilizaron sus padres con ellos. Están convencidos de que este estilo funciona porque «funcionó con ellos».

Esté estilo de crianza autoritaria, llamo mi atención cuando me tope con ella. Abajo les cuento como impacto mi vida(lee hasta el final). No sabía que existían diferentes tipos de estilos de crianzas.  Buscando información y ejemplos bíblicos me topé con el ejemplo de Saúl.

En la biblia podemos encontrar en 1 Samuel 20: 33-34 33 Entonces Saúl le arrojó una lanza para herirlo; de donde comprendió Jonatán que su padre estaba resuelto a matar a David. 34 Se levantó Jonatán de la mesa con exaltada ira, y no comió nada el segundo día de la nueva luna; pues estaba afligido a causa de David, porque su padre lo había ofendido.

Veamos las cualidades de Saúl;

Saúl era valiente, esforzado, era alto y poseía un atractivo de porte real. Esto fue lo primero que se habló de Saúl, pero en lo profundo él era un hombre dominado por sus emociones y su orgullo provocador con el cual pretendía esconder su inseguridad. Sabemos que cuando él fue elegido rey, Saúl poseía unas cualidades que no habían sido expuestas en liderazgo. Aunque Saúl tenía al comienzo respeto por la ley de Dios. Ante su liderazgo fueron expuestos sus temores, sus emociones y su carácter descontrolado. En un momento dado a Saúl se le dieron unas instrucciones el cual él no las llevó a cabo exactamente como Dios sé lo ordenado. Desde ese entonces Dios lo desecho como rey. Es como la frase que dice:

  • Los padres autoritarios siempre quieren tener el control de las situaciones.

Un ejemplo, los padres autoritarios tienden a controlar las amistades de sus hijos. Les dan herramientas de como desenvolverse, pero no los dejan ponerlas en práctica. Al ejercer este control piensan que los están salvando de malas amistades o influencias. Saúl quería influenciar en la amistad entre Jonatán y David. Queriendo hacerle ver a Jonatán que mientras David estuviere vivo estaría interponiéndose en su futuro. Diciéndole que no iba a estar firme su reino por ser hijo del rey. Si lo vemos del punto de vista terrenal, Jonatán podía ser el siguiente en reinar. Las palabras persuasivas de su padre podrían haber tenido algo de razón, pero sabemos que la voluntad de Dios va por encima de lo que Saúl estaba tratando de insinuar. 

  • Los padres autoritarios también quieren ejercer control sobre los hijos.

Este tipo de control intenta sobreproteger a los hijos. Pensando que lo están haciendo «por su bien». En el caso de Saúl vemos como en el verso 33 como él reaccionó ante Jonatán. Arrojándole una lanza para herirlo. Jonatán entendió el mensaje que su padre quería enviarle. Jonatán estaba más claro que su padre quería matar a David. Jonatán estaba claro del propósito de David con el pueblo de Dios.

  • Los padres autoritarios son muy criticones.

Les gusta apuntar con su dedo todo lo que sus hijos están haciendo mal. En el caso de Saúl le gustaba criticar la amistad que su hijo tenía con David. Al punto donde la palabra registra que eso le causaba irá. Saúl, al no controlar sus emociones, no tenía ningún problema en exponer su ira. Sin importar las consecuencias que esto podía causar entre él y su hijo.

  • Los padres autoritarios no toman en cuenta la opinión de los niños.

En las casas de los padres autoritarios se hace lo que ellos digan. Este punto de no tomar en cuenta la opinión de los niños les causa rebeldía. Tampoco toman en cuenta los sentimientos de sus hijos. Poniendo en ejemplo, como en el verso 34 Jonatán se levantó de la mesa dice en exaltada ira, y no comió. Por causa de que su padre le estaba causando un dolor al ofenderlo. 

Reflexionando en la conducta de Saúl sabemos cuál fue su final. En él no se produjo un cambio, sino que persistió en ser controlado por sus emociones y su ira. Vemos en Proverbios 28 Como ciudad destruida y sin murallas es el hombre que no pone freno a su espíritu. Persistir en el pecado nos puede llevar a una muerte espiritual en otros casos hasta física.  

  • Las consecuencias que provocan ser un padre autoritario.

Provocan inseguridad Las altas expectativas que tienen los padres sobre los niños provocan en los pequeños excesivo nerviosismo, malestar e incluso ansiedad. 

Baja autoestima La inseguridad les provoca un concepto pobre de sí mismos. Nunca es suficiente para satisfacer las exigencias de los padres. 

Poca inteligencia emocional Los niños no aprenden a gestionar sus emociones. Pasan directamente por los extremos: o siente un odio y una rabia profunda por sus padres o todo lo contrario, son sumisos.

No toma buenas decisiones Se pueden rebelar y meterse en problemas con más frecuencia.  No tienen la habilidad de poder resolver sus propios conflictos y toma de decisiones.

Puede causar malestar El estar bajo la presión de padres excesivamente exigentes día a día puede provocar que los niños estén bajos de defensas y estar expuestos a enfermedades, e incluso a tener depresión.

Problemas sociales El ser demasiado autoritario puede crear un miedo irracional en los niños a hablar con sus padres, comentar cualquier cosa, tener miedo a equivocarse. Esto hace que los niños no desarrollen las habilidades sociales necesarias para relacionarse en el futuro.

 

Ahora quiero compartirles mi testimonio 

Yo traía unas inquietudes con mi hijo al notar una conducta rebelde. Resistiendo mi disciplina y dirección me llevo esto a la oración.  Gracias a la búsqueda de las diferentes clases de crianzas y la dirección de Dios. En su infinita misericordia me revela la contestación a mi oración. Al ver otros escritos de los padres autoritarios en las consecuencias, rápido pude ver y analizar. El grave error que estaba cometiendo. Muy pocas veces somos expuestos a los tipos de crianzas porque son temas que pueden poner por descubierto muchas cosas.

Como en uno de los ejemplos, ese fue el tipo de crianza que yo tuve y por consiguiente ese era el patrón que estaba repitiendo. Aun sirviendo al Señor nosotros como padres tenemos que tener mucho cuidado. De no llevar a nuestros hijos por el camino de la rebeldía. A mí la rebeldía me llevo a tomar decisiones pecaminosas en mi juventud. La palabra es clara cuando dice en Efesios 6:4 y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, si no criadlos en disciplina y amonestación del Señor. Mi hijo ya está entrando en una etapa en donde ya él está madurando. Yo no estaba tomando en cuenta lo que él tenía que decirme. Causando en él frustración y desapego. Creyendo que estaba dándole una formación con una autoestima alta era todo lo contrario. Además de las constantes peleas con su hermana.

Rápidamente, hablé con mi esposo e hicimos una reunión familiar porque entendí que tenía que pedirles perdón. Nuestros hijos deben de ver el ejemplo en nosotros, que si nos equivocamos debemos pedir perdón y cambiar. Ya hace tiempo yo venía en proceso de cambio, pero no sabía que la raíz de muchas cosas que estaban pasando en mí venían de mi niñez. Yo les compartí el escrito hablándoles de la frustración en como Dios ha ido trabajando cada área de mi vida.

Les testifico que desde ese momento ha habido un cambio en mi hijo. Al yo darle el espacio y la confianza de sentirse valorado. Hemos vuelto a conectar y nuestra comunicación ha vuelto ser más efectiva. Ahora continuo trabajando en mí y buscando la forma de ser la madre que mis hijos necesitan. Hablamos de tiempo de calidad, pero muchas veces no internalizamos lo que es tiempo de calidad. Creyendo que porque estamos con ellos todo el tiempo ya estamos dándole tiempo de calidad.

Les confieso que darles presencia a mis hijos me cuesta. Porque tuve una niñez solitaria, o sea, me cuesta jugar con ellos. Me cuesta dejar lo que estoy haciendo, por ejemplo, recogiendo algo, organizando algo. Ahora que soy consciente me he vuelto más intencional. A qué me refiero con intencional, a parar cuando tengo que parar. Hacer más comunicadora que ellos sepan que son importantes. Que estén claros que el mensaje negativo de inseguridad que estaba enviando. No es el mensaje correcto.

Espero que mi testimonio te ayude hacer la madre que tus hijos necesitan. No es fácil, pero cada día debemos escoger cambiar y ser mejor para ellos.

Puede que también te guste...